Decoración de interiores

Puertas correderas Artículo Publicado el 17.04.2012 por Jorge

Colocar puertas correderas en tu hogar puede ser un gran acierto, además de dar un toque de originalidad te harán ganar unos metros muy valiosos si dispones de un piso pequeño ya que evitan ocupar los, por lo menos, 90º que necesita una puerta normal para abrirse.

Existen dos tipos de puertas correderas, lo que tienen una guía exterior y las que están empotradas en la pared.

Las primeras tienen como ventaja que pueden moverse mediante una guía colocada en la parte superior y no necesitan de obras para colocarse mientras que en las segundas la puerta y sus guías se insertan en un hueco entre dos tabiques quedando invisible cuando se abre, ganado el espacio contiguo a la puerta para colocar muebles o lo que deseemos.

Dentro de estos tipos apertura de las puertas, existen varios diseños. Podemos encontrar sistemas de una puerta o de dos, paralelas en las que ambas puertas salen del mismo hueco pero una solo cubre la mitad del recorrido y la otra lo restante, o puertas contiguas que se abren hacia lados contrapuestos.

La elección de un tipo u otro depende de la estancia en la que la vayamos a colocar y del espacio del que disponga cada uno.

Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (6)

© 2017 Guía para Decorar