Decoración de interiores

¿De qué color es tu oficina en casa? Artículo Publicado el 21.12.2012 por Larry

Oficina, despacho, lugar de trabajo… Cada vez es más común encontrar un espacio dedicado al trabajo en casa, ya que Internet, por ejemplo, promueve empleos telemáticos. Si es algo serio, no basta con tener el ordenador en la habitación o en el salón. No. Debemos concederle un lugar especial y, como tal, debe estar acompañado por algunas características. Hoy nos centramos en el color de tu centro de trabajo. ¿Crees que es una cuestión baladí? ¡Pues te equivocas!

Colores para la oficina 1

Numerosos estudios ponen de manifiesto que la elección del color es un paso serio, ya que éste es capaz de influir en nuestro ánimo. Seguro que conocéis varios dichos al respecto, como “lila, que a los tontos espabila” o “verde, que te quiero verde”. Pues de acuerdo con esos estudios, los colores más clásico generan estas reacciones:

Azules: tiene la propiedad de bajar la frecuencia del pulso y aumentar la productividad, además de tener un matiz calmante. De entrada, ésta parece una sugerencia muy recomendable, ya que el azul es de por sí un color bonito. Si te las ingenias, podrías combinar diferentes tonalidades en la pared: por ejemplo, en la parte inferior dejar una franja azul marino y en la parte superior llenarla con un azul claro. La división puedes llevarla a cabo con una cenefa fina y elegante que no te canse.

Colores para la oficina 2

Verdes: ésta es otra gran opción para pintar las paredes de un lugar de trabajo. Está asociado al alivio de estrés porque ayuda a crear un ambiente sereno y relajante. Va un poco en la línea del azul.

Rojos y naranjas: para una oficina puede llegar a resultar muy cargante. No dudo de que al principio infunda ánimos y dé ganas de trabajar en un espacio tan excitante, pero, a la larga, termina por agobiar. Son colores muy levantiscos más apropiados para un espacio que visites menos, tal vez una cocina.

Colores para la oficina 3

Violetas: se dice que está íntimamente relacionado con el desarrollo de la creatividad. ¿Es lo que necesitas? Pues considera darle un toque violáceo o morado a tus paredes. Quizá seas el próximo DaVinci, ¡quién sabe!

Amarillos: es un color muy alegre, pero puede ser traicionero.

Marrones y grises: volviendo a la línea del azul, estas gamas de colores ofrecen serenidad, pero quizá sean demasiado aburridos como contrapeso.

Marrones oscuros: crean un ambiente estoico, terrenal, apropiado para el trabajo, sin duda, porque, como quien dice, te pone los pies en la tierra, pero tal vez te añadan unas responsabilidades y una carga con toda esta seriedad que puede derivar en sentirse presionado.

Escoge con cuidado. Recuerda que es tu lugar de trabajo, un sitio donde vas a pasar ciertas horas a la semana. Apuesta por una decoración discreta y acompáñala con los colores que más te agraden o que sean capaces de sacar lo mejor que hay en ti.

Fotos: interiordec.about.com

Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2012 www.guiaparadecorar.com